Con fondos de AFP se financiará infraestructura por US$ 400 millones

Sábado, 28 de Mayo 2014

El enorme déficit de infraestructura permite el crecimiento de los fondos de inversión, dice Carranza. Sigma busca rentabilidad del 15% para sus principales aportantes: las AFP.

¿Cómo ha crecido el fondo de inversión de Sigma?

Hemos terminado un segundo levantamiento del fondo de infraestructura de Sigma SAFI, con el que ahora asciende a US$ 249 millones.

En una primera etapa alcanzó US$ 86 millones, de los que un porcentaje muy alto ya está comprometido en tres inversiones importantes: una línea de transmisión, un parque eólico y la participación en Rutas de Lima.

Es decir, se amplía el mismo fondo. ¿Por qué elevaron tanto?

Porque hemos tenido un buen desempeño en encontrar proyectos de infraestructura y cerrar deals, y se trata de un activo con tasas de rentabilidad interesante, de dos dígitos a largo plazo.

El fondo calza bien con las necesidades de las AFP, que son sus principales inversionistas aportantes.  Además, desde una visión macroeconómica, la necesidad de infraestructura es enorme.

Como hay una variedad de proyectos de infraestructura que requieren equity (capital), hay un complemento importante con este tipo de fondos de inversión.

El aporte del fondo de inversión en estos proyectos viene como participación accionaria, no como comprado de deuda.

Así es.  Este fondo busca entrar en el equity de los proyectos de infraestructura.

Además, nos gustan proyectos que están en etapa de construcción, adecuándonos a las necesidades del socio operador del proyecto.

¿A qué tipo de proyectos apunta el fondo?

No tenemos restricción en cuanto al tamaño de la inversión.  Vamos a todos los sectores y hemos identificado una cartera de más de US$ 400 millones, entre proyectos con alta probabilidad de ejecución y otros que recién están en fase de estudio.  Buscamos comprometer, entre este y el próximo año, los US$ 249 millones correspondientes a la ampliación del fondo.  Estos proyectos tienen impacto directo sobre el desarrollo productivo y la mejora en las condiciones de vida de las regiones.

¿en esa su prioridad al invertir?

Nos interesa mucho, pero al final la prioridad la tiene la seguridad de la inversión y un retorno interesante para los afiliados de las AFP.

Claro, porque un buen porcentaje del fondo de Sigma se compone de los recursos de AFP…

Más del 90% corresponde a los fondos de pensiones del país.

¿En que sectores invierten y planear colocar recursos?

En energía (transmisión y generación), incluyendo hidroeléctricas u eólicas, gas, transportes (Rutas de Lima).

Estamos analizando varios proyectos de transporte (carretera, transporte masivo, puertos), y otros de gran impacto para aumentar la capacidad productiva de las regiones.

¿Cómo ayuda este fondo a las AFP?

Las AFP deben velar por otorgarle la mejor pensión posible a sus afiliados y para ello invierten en una variedad de instrumentos.  Uno de estos son los activos alternativos como los fondos de inversión, que en el largo plazo ofrecen retornos de dos dígitos y flujos estables.

¿Qué rendimientos puede brindar el fondo?

Apuntamos a una rentabilidad anual del 15%.

¿La tarea de los fondos de inversión es hacer “afepeables” a los proyectos de infraestructura?

Una AFP por sí sola incurriría en costos muy grandes y tendría exposición muy alta en un sector.  Los fondos de inversión le ofrecen una cartera diversificada y diluir costos.  Se transforma un activo con poca información en otro con mucha información.  El fondo de inversión le añade información a un activo para que la AFP tome la decisión de invertir en él.  Ese es nuestro valor agregado.

Entrarán más fondos de inversión por aumento de la clase media

Conforme el mercado peruano y las AFP crecen, aparecerán más fondos de inversión en el país, avizoró Luis Carranza.

Explicó que a medida que los ingresos de la población aumentan y crece la clase media, la demanda por los servicios que brinda la infraestructura también se incrementará significativamente.

Hoy, dijo, se estima que la brecha de infraestructura asciende a entre 30% y el 40% del PBI, y los fondos de inversión son un vehículo importante para el financiamiento de los proyectos de largo plazo.

El fondo de infraestructura de Sigma fue lanzado en el 2012.  Tiene una duración prevista de 12 años que se pueden extender en tres.

Los primeros cinco años son de inversión, luego viene un periodo de flujos de ingresos estables-generados por el proyecto de infraestructura-y, finalmente, se extiende la etapa de desinversión, detalló Carranza.

Entrevista-LC

Fuente: Diario Gestión

Comments are closed.